El por qué de la toma. Crónica del primer día de la facultad tomada.

Por Julián Miana

Ayer, llegué alrededor de las once de la mañana a la facultad. Pretendía inscribirme a un curso de extensión y después darme una vuelta por el mástil, al mediodía. La gente se iba juntando, ni hacia frio ni hacía calor, pero no parecía que íbamos a ser muchos –como siempre-.
A las 12:30 comenzó a hablar Marcelo Bustamante, recordándonos los hechos que nos convocaban. Dos alumnas de la universidad habían sido sexualmente abusadas con tres semanas de diferencia. Decidimos llamar a la gente de la facultad de Psicología
Llegaron los chicos de la carrera de Psicología poco después. Ellos venían teniendo su propia Asamblea, y se decidió unir ambas. Se iba haciendo evidente la fuerza del estudiantado.
Se decidió mover la Asamblea a la calle, hacernos sentir. Hacer evidente nuestros reclamos.
Cortamos la avenida. Se dejó pasar a una ambulancia. Intentaron pasarnos autos por encima, colectivos. Vinieron policías montados poco después. De a poco nos hacían ver, que nos estábamos haciendo visibles. Cerca de quinientos alumnos sentados, pacíficamente, diciendo que estamos hartos.
Esa es la razón de la toma. Estamos hartos. Y no solo hartos de no tener condiciones dignas para estudiar, o de ver compañeros que por ahí no saben cómo hacer para cubrir todos los gastos que les genera la universidad pública y gratuita. Estamos hartos de que siempre, de forma impune se violente al estudiantado. Sean profesores que miran, o mandan mensajes confusos, sean no docentes, sean gente de afuera, el estudiantado está harto de los abusos constantes que se sufren. Y por eso tomamos la facultad.
Se comenzaron a levantar las clases alrededor de las dos de la tarde. A las tres estaba concretada la toma. Se realizó una Asamblea General en el salón de Actos de la Facultad de Filosofía y Letras. A todo esto, la masiva presencia estudiantil –de escaza participación política históricamente- eclipsó a una conducción de centro de estudiantes que solo apareció en las Asambleas de carrera a poner disyuntivas frente a la toma. Disyuntivas que no existen. La toma es legítima, una herramienta de lucha y una demostración de parte del estudiantado de dos cosas:
1) Todavía queda mucha fuerza en el cuerpo estudiantil
2) Los estudiantes son una marea contenida que cuando el canal se rompe, se libera.

Luego de la Asamblea General pude ver muy feliz que se acercó un profesor para mi muy querido. Ariel Osatinsky, que expresó su apoyo hacia la lucha estudiantil. Además el profesor dijo sentirse muy solo, puesto que ninguno de sus compañeros docentes estaba de ese lado. Esperemos que mañana, Ariel vea más caras conocidas.
Se fueron concretando Asambleas por carrera. Yo fui a la de Ciencias de la Comunicación, que es la mía.
Fue gracioso y triste escuchar ciertas opiniones que solo puedo tildar de fascistas: “deberíamos cuidarnos entre nosotros. Las chicas no pueden andar solas”. Claro, las mujeres son inferiores y necesitan la compañía de un hombre fuerte.
“Deberíamos prohibir la entrada de los chicos que piden” Es obvio que son los pobres los que andan violando chicas, y violando los códigos burgueses de vestimenta. Porque ¿Quién podría pensar que es la misma policía cómplice de la trata, que casualmente no estaba en el momento de los abusos? Una locura.
Había un par de delirios demenciales más, pero creo que el punto se entiende. La asamblea de comunicación contó con la muy interesante participación e intervenciones de chicos verdaderamente interesados en un proceso de lucha. Y además de haberse concretado los reclamos concisos y lógicos que tenemos como carrera, se concretó la resolución de la elección del cuerpo de representación de los estudiantes: el delegado y el subdelegado.
La asamblea de comunicación en particular fue larga. Duro hasta las siete y media de la tarde. Nos retiramos. Se quedaron en la facultad aquellos compañeros que podían quedarse a dormir.
Hoy iremos a la facultad de nuevo. Tenemos que seguir la lucha. Apoyarnos entre nosotros. Celebrar que el estudiantado se ha despertado y no parar. No parar hasta que se consiga lo que se busca.

Un pensamiento en “El por qué de la toma. Crónica del primer día de la facultad tomada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s